Un triste relato

¿Era un cautiverio, desaparecida, despertada, des amanecida, desafortunada, sin mí, era una mujer parecida a muchas hasta mi muerte, más que una, ella y yo violentada se preguntaban conmigo, ¿soy una criatura amable supuestamente? un cautiverio con robos y asesinatos a mitad, como así, todo un plan clandestino; dos, tres, cuatro, con más fuerzas, sobre todos los demás amigos, unas armadas, en una amante, una ya había desaparecida.

Fui llevada desde aquí en una sola sala, era un quirófano sin luz suficiente, vos sabes aun el quererse vivo conociéndote o conociéndome, una sala, donde había un metal con una picana eléctrica de hombres y otras con una sola no sé qué, me tuvieron torturadas por detrás, enseguida me pidieron que lo mío me gastaba que pensara sin resistencia nada, más tarde me pasaron a una sala especial, me parecía algo extraño y derruida fui en un quirófano silencioso, descubrí una sala expuesta especial en metal sobre una mesa me acostaron algo sobre una goma de varias plumas me ataron húmedamente, allí me obligaron a aceptar, me hicieron abrir las manos y con los brazos últimos me obligaron a abrir y me ataron mis piernas abiertas uno por uno, también mis tobillos a la mesa atada y con mis brazos para atrás también depositando mis muñecas y mis brazos procesaron a no soltar aun que estaba en dirección de un fondo hacia atrás completamente perdida y mi cabeza, mi única y temblorosa que se iniciaban mirándome, sintiéndome una tortura cotidiana con picanas eléctricas nuevamente se introducía en silencio, no se escuchaba nada y mucho más que nada, solo estaba en silencio arrastrada con mi propio vacío.

Mi padre hablaba del pasado, siempre miraba a lo desconocido, me aconsejé que tomara todo o que huyera, predije el final, era una vidente, todo lo encontrado en sus calles cuidadosas con las banderas y sobre todo llamarle a el vidente y lo predijo el final, y todos lo encentraron en mi muerte y en común y sobre todo lo encontrado en su cercanía.

Vio, sintió, midió, no tenía nada a lo cercano que falte a la fe.

Trate de aceptar al que este conmigo y hablar con ellos, al igual que en el mismo proyecto cercano, una paz, una aparente paz, déjenme libre y no me torturen más, un golpe o tres golpes a tu favor que está mal contigo, pero estoy enferma y gracias en tu ida, si yo fuera yo huiría de nuestro asunto plasmático, que venga a que voy, tengo esto en mi cuerpo, muy útil, me acabo yo, sola.

Ese era el último momento, quería morirme, temo que me vean.

Te sientes más mas filos como tus cuchillos, los que hacen todos aquí, soy tuyo, estaba armado, están todos, yo para ti y ustedes para mí, estoy queriendo morir, esto me mienten como la mano derecha, que descanse en paz, no tenia hambre y menos sed, pero quería agua, tenía mucha sed, eso cubría tus ojos sobre varias rodillas cálmate, no grites, sujétate lo eterno, podrían vivir un día sin mí, buscaba mantenerme en mi propia vida, avanzaba mi sed, mucha sed, elocuente y transcendental.

El caos, lo mejor de la dicha humana, digno, quienes controlan o vienes con nosotros, o comienza sola conmigo. No tenia hambre y tampoco sed natural, ellos me ofrecieron mal o bien, quizás mate, o un cocido mate sin azúcar, me tortura de a poco por todos y con todo mi cuerpo, mi vida acabaría, todo lo que se haría es crecer y vivir bien mi humanidad, y que ponía yo a mi prueba, ellos no eran digno de vivir en ti para salvar.

Me torturaban con todo mi cuerpo, estaban equivocados, te veo tan lejos, ya veremos a quienes harán que les pertenezca. No puedo hablar de mi pasado.

Me torturaron con todo mi cuerpo, en esta entera ciudad, que desaparecía y encima lo nuestro proseguía lo indomable, indulto con todo mi cuerpo en las mamas, mi clítoris y mi vagina, mas tarde, me torturaron atrás, aplicado con picanas, se divertían torturando y me seguían como a mí, no da más por mí, no pude detallar más las horas, no más, torturada estaba yo en un cuarto muy grande, me trajeron dos veces, ya no podría revivir más detalles, no tengo más la edad para llorar y una trompada de bondad y sin contar que hicieron conmigo, ellos te decían que si te das vuelta tu cuerpo, un balazo se emprenderá en tu futuro cercano, me guiño un ojo, ya no esperen nada conmigo, sola intento respirar, sola…

Wal Mayans
Asunción, 7 feb.2021

Imágenes: Pexels (Akshar Dave / Neosiam / Engin Akyurt)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!

Historias, reflexiones, poesías...

Ya las viste? Un montón de palabras te esperan aún